Itolizumab

Es un anticuerpo monoclonal humanizado que reconoce a la molécula CD6.

CD6 es una glicoproteína de membrana expresada principalmente en células T maduras y activadas. La unión al ligando de CD6 aumenta eventos tales como, la adhesión, activación, proliferación, diferenciación y supervivencia. Además, la molécula de CD6 media la interacción entre las células T y las células presentadoras de antígeno, lo que contribuye a la maduración de las sinapsis inmunes [8]. La co-estimulación mediada por la molécula CD6 contribuye a la maduración hacia el patrón Th1 en las células T humanas y promueve preferentemente una respuesta pro-inflamatoria caracterizada por la secreción de TNF-?, IL-6 e interferón. El itolizumab modula la activación y proliferación de los linfocitos T inducidas por la co-estimulación de la molécula CD6. La regulación de la vía de señalización downstream resulta en la reducción del IFN-?, el TNF? y la IL-6 tanto in vitro como in vivo.
Racionalidad científica para su inclusión protocolo de tratamiento a la COVID-19:
El efecto del anticuerpo itolizumab se asocia con la reducción de la producción de citocinas pro-inflamatorias, incluidas la IL-6, el IFN gamma y el TNF alfa.
La concentración extremadamente alta de IL-6 es una fuerza impulsora de la tormenta de citoquinas, que puede causar disfunción en múltiples órganos en los pacientes críticos.
La modulación del síndrome de liberación de citocinas (SLC) y del estado inflamatorio grave en pacientes positivos al SARS-CoV-2 es una estrategia muy importante para limitar la gravedad de la dificultad respiratoria y de las complicaciones sistémicas de los pacientes.
Resultados:
Cuando el itolizumab fue administrado a una dosis de 200 mg a través de infusión i.v cada 3 días a más de 80 pacientes con enfermedad moderada, graves y críticos que eran positivos al SARS-CoV-2, se demostró que el itolizumab reduce considerablemente la producción de la citocina pro-inflamatoria IL-6 en los pacientes graves y críticos y más del 60% de los pacientes recuperan la función respiratoria y sobreviven a esos estadios.
La administración del itolizumab es muy segura y no exacerba las infecciones secundarias oportunistas.
El itolizumab reduce los niveles de IL-6 en pacientes críticos y graves y estabiliza los niveles en pacientes ancianos ligeramente graves.
El 60% de los pacientes graves y críticos recuperan la función respiratoria y sobreviven a estos estadios de gravedad.



Compartir